Search here...
TOP
Actualidad

Modo Grinch: 7 cosas que odio de la Navidad

La navidad es una época llena de muchos convencionalismos, fiestas y según lo que nos ha enseñado la televisión y las repetitivas cenas de cada año, se trata de unidad, armonía y paz. Pero ¿realmente es así? Me puse a reflexionar al respecto y me di cuenta que hay muchas cosas en éstas épocas que distan mucho de ser armoniosas o solidarias, cosas que rayan en lo ridículo, lo gracioso o lo penoso. Por ello sin más preámbulo les enlistaré 7 horribles cosas que a mi parecer deberían evitarse o no existir en éstas fechas.

1 Regalos indeseables

Es casi un hecho que siempre recibirás algo que te haga sacar tus mejores cualidades histriónicas para poner buena cara y esconder el «justo lo que NO quería» que tienes en la punta de la lengua. Por eso aconsejo que si van a regalar algo, hagan el mínimo esfuerzo de saber alguna cosa sobre el gusto de la persona. De hecho tengo una entrada muy útil sobre cómo dar regalos originales y que seguro le van a encantar a quien los reciba.

2. Comidas Godínez de Navidad

Para todos los que trabajan o trabajaron alguna vez como oficinistas, sabemos que este tipo de eventos son casi inevitables. La presión por asistir es tal, que semanas antes recibes el clásico email de Recursos Humanos recordándote el día es la fiesta y que es importante asistir por la convivencia… ¡Uff! hasta aquí puedo entender el punto de promover la convivencia para un «mejor trabajo en equipo» pero, ¿realmente es así? en mi experiencia personal lo único que me he encontrado es borrachera hardcore donde salen suficientes trapos sucios como para no volver a ver a tus compañeros igual. Por ello mi recomendación es: si van a tomar y a darse a conocer por ser los súper ganadores de la mala copa, háganlo en sus fiestas de amigos personales y no saquen el cobre en su ámbito profesional porque la verdad, se ven muy mal.

3. Las manadas en todas las tiendas

Bueno en el escenario donde tengas que dar un regalo, ya sea en en un intercambio o amigo invisible (otro tema horrible que puede ir de la mano con el punto 1) o simplemente por cumplir con la tradición en tu familia, prepárate para embarcarte en un safari donde encontrarás laaargas filas en las cajas y lo peor en el área de «envoltura» ¿de verdad? en cualquier súper te venden metros de papel baratos pero !ah no! si no dice la marca de la tienda departamental no sirve. Y la misma historia en todas las tiendas, donde si tienes suerte saldrás en dos horas con mal humor y unos cuantos pisotones.

¡Ah! y no olvidemos la ridícula subida de precios de la noche a la mañana: ¡auténtica magia navideña!

4. Salir de la ciudad nunca antes fue más… ¡tedioso!

¡Sí! por fin llegaron esas anheladas vacaciones que por tanto tiempo esperaste. Pero ¿de verdad creías que iba a ser tan fácil y maravilloso? ¡para nada! prepárate para el mar de coches en la autopista (o si te alcanzó para más, las filotas del aeropuerto), los precios inflados de hoteles y restaurantes, el caldo de gente en las albercas y playas y el eterno regreso a casa. Pero bueno, siempre habrá quien diga que se la pasó muy bien.

5. Adornos excesivos

Parece impactante como cada vez se reinventan los chinos y otros manufactureros para llenarnos con su gracioso y patético ingenio con nuevos adornos. Hay quiénes se valen de todas las tendencias ornamentales y luces invirtiendo una cantidad grosera de tiempo y dinero en hacer que su casa parezca la guarida del sombrero loco. Recuerden, en estos casos menos es más y si no lo creen, ya se los recordará el recibo de la luz.

6. Comerciales cursis y las películas de siempre

Es una verdad innegable que la Navidad (sin sonar como anarquista come Mc Donald’s) es una época clave para los comercios alrededor del mundo por ello no se pierde ninguna oportunidad para hacer historias en sus comerciales risibles y muchas veces que ni siquiera tienen que ver con el producto. Y si a esa receta de miel con chocolate agregamos toda la saga de «Home Alone» en televisión abierta una y otra vez ya no hay cómo ayudarnos.

7. La inevitable cuesta de enero

No es por arruinar su diversión pero estas vísperas terminarán y como borrachera atroz, llegará la resaca económica. Si ahora se les hace fácil aplicar «el tarjetazo» y apoyarse en el «ya dios proveerá» tengan mucho cuidado porque si no lo hicieron a meses sin intereses por lo menos para acolchonar el golpe, la realidad de las penalizaciones e intereses si que pega fuerte. Cuiden bien de la cartera, que uno puede darse sus gustos ya que para eso trabajamos pero no compren más de lo que pueden pagar por fa.

Para finalizar, a pesar de todo quiero desearles que la pasen muy bien. Eviten las cosas ridículas y valoren lo más importante: crear memorias a lado de sus familias.

Imagen relacionada
Miss Digital Ink

«

»

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *